Preparativos

05/06/05

 

 

Sahagun-Burgo
Burgo-Mansilla
Mansilla-Leon
Leon-Villadangos
Villadangos-Astorga
Astorga-Rabanal
Rabanal-Ponferrada
Ponferrada-Villafranca
Villafranca-Cebreiro
Cebreiro-Sarria
Sarria-Portomarin
Portomarin-Palas
Palas del rey-Arzua
Arzua-Arca
Arca-Santiago
Home (Inicio)

                                       

 

 EL PRINCIPIO DEL CAMINO

 Mi camino, comenzó un 15 de agosto  de hace ya unos cuantos años. Mi carácter siempre fue y es un poco diferente al de los demás. La inquietud siempre estuvo y esta todavía dentro de mí, es como la impresión constante de que estoy aquí para algo que todavía no ha llegado. Estoy buscando mi propio destino y vivo en el convencimiento de que el mismo, está todavía por llegar. 

Siempre me han llamado la atención cosas que para otras personas pudieran ser superfluas o sin importancia. No es que sea un bicho raro, que creo que no lo soy, si no que mis prioridades son sencillamente diferentes.

Sé que esta forma de pensar me ha causado y me causará todavía algunos problemas en mi relación con los demás, ya que ésta forma de ser es interpretada  como una forma de egoísmo. Quizá sea cierto, no lo sé, pero lo cierto es que mi vida es así, un ansia constante por seguir y seguir hacia algún lado. Tengo la intuición que un día algo pasará, todo quedará claro para mí, y sabré para que estoy realmente  aquí. 

A lo largo de mi camino por la vida, he tenido la oportunidad de encontrar gente con un sentido de la misma muy parecido al mío, y  es curioso como nos reconocemos enseguida. Cuantas horas he pasado con ellos, soñando, planeando viajes, vivencias, ilusiones, sentimientos. La cuestión era apartarse de lo cotidiano, huir hacia otros mundos, en definitiva buscar y buscar sin tener demasiado claro el objetivo final. 

Particularmente, esta sensación de disconformidad constante me mantiene  especialmente receptivo a  nuevas vivencias y sensaciones. Gracias a ello he buceado en medio mundo, he conocido gente muy distinta a mí, he visto paisajes y lugares maravillosos, y lo más importante, he conseguido relacionarme con personas muy distintas a mí, pero guiados por el mismo afán de búsqueda constante y de inconformismo. 

Hace unos años. en un viaje a un pueblo de León, tuve la oportunidad de tener el primer contacto con el camino. Fue en un pueblo llamado Santa María de la Calzada. La carretera que me llevaba a nuestro destino en León, ni tan siquiera pasaba por allí.

No sé todavía el porque, pero al ver la indicación que indicaba Santa María de la Calzada, dirigí el coche hacia allí. 

Santa María de la Calzada, es un pueblo precioso, conserva todavía el sabor de lo antiguo, de lo añejo. Allí fue donde vi al primer peregrino. Era extranjero, alto, con una apariencia especial. De  el, emanaba esa rara paz  que intuyes en pocas personas. Se dirigió al refugio y simplemente desapareció en su interior. 

Algo había cambiado ya dentro de mí, pero yo todavía no lo sabia. Tuve la oportunidad de visitar la famosa iglesia de las gallinas. “Santa María de la Calzada, donde la gallina canto después de asada “. Eso dice al menos multitud de inscripciones que encuentras por doquier. 

Posteriormente fui a un museo en donde vi por primera vez en mi vida un enorme gráfico de la totalidad del camino de Santiago, el llamado  camino francés. Posteriormente he descubierto que dependiendo del lugar de salida existen otros mas, como el Portugués, el del mar  etc. . Incluso he descubierto uno nuevo, llamado el camino catalán, el cual parte nada mas ni nada menos que de Montserrat. Trabajo excelente de publicidad del mismo, realizado por la asociación d'amics del cami de Santiago de Sabadell. 

La semilla ya estaba dentro de mí, y así paso el tiempo, incluso los años.

Es curioso el ver como cosas que pasan a lo largo de tu vida y a la que no les prestas importancia, confluyen en un momento determinado de tu vida, y  entonces te das cuenta que realmente las cosas no pasan por que si, todo tiene una lógica no precisamente demasiado lógica, y algo así me pasó. Mi espíritu soñador, se junto sin ton ni son con las vivencias en Santa María de la Calzada, los recuerdos de mi estancia en León, conjuntamente con recuerdos de hace muchos años en los que me veía caminando. Se junto con una imagen de una película que vi, cuando tenia unos 10 años, y de la que curiosamente se me quedo grabada la escena final, en la que aparecía el Lazarillo de Tormes, que así se llamaba la película, en medio de un inmenso paraje desierto con unas impresionantes nubes amenazantes. Supe entonces que tenia que irme a Santiago.

 LA COSA EMPIEZA A IR EN SERIO

 Seria sobre el Diciembre del 98, cuando todo esto confluyo en mi  mente. Catalizado por yo que sé, la idea  me vino a la cabeza, como si de lo más natural se tratase, le dije a mi familia : me voy a hacer el Camino de Santiago. 

Al principio la idea era vaga, pero a medida que empezaba a informarme, el esqueleto del proyecto se conformaba en mi mente con cada vez mas fuerza. Al principio parecía una locura, pero es que cada día que pasaba esa locura se iba materializando en datos, lugares, conexiones, precios etc. 

Prácticamente en Febrero tenia toda la información necesaria, o al menos eso es lo que yo pensaba. Ana Heredero, una compañera de trabajo, para colmo , me trajo un álbum estupendo en donde condensaba sus vivencias en su “camino”, hecho años antes en bicicleta. Eso realmente me dio muchos ánimos, porque a través del álbum era ya capaz de  ver la realidad de esos paisajes y de tener el punto de vista humano de una persona que había hecho lo que yo pretendía hacer. 

Seria entonces por ese mes de Diciembre, cuando a mi proyecto se le unió otra persona. Vale decir que siempre pense en hacer el camino solo, pero una vez en el club, se me ocurrió contar todo mi proyecto a  Jesús y a Joaquín. Como aquello del que no quiere la cosa Jesús rapidisimamente conecto con la idea, y no me produjo excesiva sorpresa cuando al miércoles siguiente, me dijo que sé venia conmigo. Al principio me lo tome un poco en broma, pero su convicción era igual de fuerte que la mía, y pense que de todas maneras no iría mal algo de compañía. Joaquín también conecto con nosotros, pero debido a sus circunstancia personales, supimos que  nunca vendría, aunque eso sí, lo lleváramos en nuestras mentes. Como así fue en efecto. Curiosa simbiosis la de Jesús, Joaquín y yo, tan diferentes y tan iguales. 

Hace muchos años que nos conocemos. No se porque increíble regla de tres me gusta la compañia de los dos, nos hemos pasado demasiadas horas hablando, filosofando, y muchas cervezas han caído en el ínterin. Lastima Joaquín que no pudieras venir, pero espero que algún día puedas finalmente encontrar lo que buscas.

 LOS PREPARATIVOS

 La suerte ya estaba echada, es decir, teníamos ya la fecha para nuestra aventura. Seria para el 25 de Marzo, y empezaría en Sahagun de los Campos, primer pueblo de la provincia de León  viniendo desde Palencia. Por lo tanto nuestro proyecto cruzaría todo León y toda Galicia, o sea, unos 400 Km. Se me antojaban pocos Kilómetros, incluso hacia cábalas con mis días de vacaciones para poder salir o intentarlo desde Burgos. Que dura seria la realidad, que poco conocíamos del camino a pesar de tener tanta información. No supe buscar la verdadera información en donde realmente debía de hacerlo, es decir, en mi mismo. Después lo comprobaría y lo pagaría caro.


 

 

 

 

 

 

 

 

Empezó, entonces la búsqueda implacable del material necesario. La palabra gore-tex, paso a ser compañera inseparable, Parecía que no podría ser capaz de andar mas de doscientos metros sin este material supuestamente maravilloso.

Joaquín contribuyo a nuestra aventura prestándonos sus mochilas, chubasqueros, esterilla etc. A estas alturas ya me había comprado unas supuestas increíbles botas de trecking por 3.000 pts en Andorra, las cuales por cierto solo me duraron 8 Km durante  un ensayo de recorrido que hice en Collserola.  

Las botas que herede de TV3, quedaron pronto subestimadas, debido a su dureza excesiva (sabia decisión). 

 Finalmente en Declaton, encontré unas botas cuya relación calidad precio era aceptable. (Lo bueno no es barato).

Otra importante elección, consistió  en escoger los calcetines mas adecuados para el evento. Nunca antes había realizado nada semejante, pero intuía que los calcetines debían de ser una pieza fundamental, como así fue .Vaya precio el de los dichosos calcetines, y no os cuento nada de mis horas perdidas en Prica tratando de encontrar un impermeable adecuado que me tapara hasta las ideas. (Menos mal que me lo compre). 

Pero faltaba el pequeño detalle del entrenamiento, no era tan importante, pense, (craso y orondo error), no solo era importante, si no que imprescindible, lo pude comprobar mas tarde. 

Total que me dedique, eso si sin mochila, a realizar unos paseitos por Collserola  con mis botitas recién estrenadas. Cuando hacia 8 Km me creía el rey del mambo y capaz de dar la vuelta al Aconcagua, Dios mío que era eso comparado con lo que en realidad se nos vino encima. Lo que nadie te explica es que 8 Km en el camino suponen el calentamiento de la etapa.

 

Si con 8 Km en Barcelona llegaba cansadillo, con 24 Km que era el promedio diario estimado en el camino, llegaría tres veces cansadillo, eso fue lo que pense, o sea, soportable perfectamente, eso fue lo que supuse. Esos eran mis pensamientos, nadie me explico que 8 Km por 3, por un día tras otro es igual a agotamiento, ampollas, tendinitis etc.

 YA FALTA MUY POCO

Esto esta ya hecho, tenemos incluso los billetes de ida (en tren), y los de vuelta (en avión). 

Cada miércoles en el club, los dos Joaquines y Jesús, soñábamos despiertos alucinando en colores sobre lo que Iba a ser el camino para nosotros, sobre las cosas que haríamos, lo que veríamos, lo que sentiríamos etc. Eso sí todo en medio de cervezas y habana 7 años con cocacola. No teníamos ni idea de la realidad tan diferente dura y maravillosa con la que nos veríamos las caras  posteriormente. 

Yo iba con mi idea de hacer el camino para ver que tal era capaz de comportarme  sin comodidades, y, además, movido por un cierto espíritu de misticismo. Bueno era un punto de partida. Jesús hablaba de ese impulso, que por cierto nunca definió, que le empujaba a hacerlo. Joaquín solo nos miraba con cara de envidia. Incluso se atrevió a decirle a su mujer que le gustaría venirse con nosotros. Palabras textuales de el “ mi mujer se quedo enganchada en el techo”. Allí acabo su camino. 

Lourdes era otra persona que habitualmente venia y viene los miércoles con nosotros. Ella también quería venir, pero la verdad, nadie la tomo nunca en serio. Que habría pasado si hubiera venido?. Por el camino encontramos gente por la que no habríamos dado ni un duro. Que derecho teníamos nosotros a decidir quien venia  o no?.

De todas maneras me consuelo con pensar en que ella tampoco insistió demasiado.

Los últimos arreglos estaban ya listos, tenia incluso hasta la canguro que se ocuparía de llevar a Xavi al colegio. 

Llego la hora de hacer la mochila, hice una lista escrupulosa de lo que yo pensaba seria lo mínimo imprescindible, (je, je, je). Supe luego que lo mínimo imprescindible era yo mismo. Hice y rehice la mochila doscientas veces poniendo todo en bolsas de plástico, ordenado, etc. Cuando lo conseguí, me encontré con un bulto enorme que pesaba 11 Kg (Lo recomendable era 7 Kg como máximo), se habrá vuelto loco el que puso ese peso, esto lo mínimo que necesito, pense. Y así quedo la mochila hecha ,y en medio del comedor, y mi cabeza llena de ideas e ilusiones de lo que seria el camino. Eso si no sabia que el 80 % de esas ideas estaban totalmente equivocadas.

AHORA SI ES LA HORA

 Llego el gran día, era jueves día 25 de marzo  de 1.999, me he puesto la mochila a cuestas. Después de despedirme de la familia, me fui andando a la estación de Sant Cugat. Eran las siete de la tarde, diablos, la mochila pesaba lo suyo.

Después de un corto trayecto, llegue a la estación del metro de Diagonal en donde previamente había quedado con Jesús. Fue gracioso el tener que esperar mas de media hora viendo pasar mas y más trenes, sin darnos cuenta que ambos estabamos haciendo lo mismo, al estar los dos sentados, no nos dimos cuenta de la presencia del otro. 

Llegamos a la estación central  de Sants y allí intentamos informarnos de que tren en realidad nos llevaba a Sahagun. Era un lío porque el tren que debía de llevarnos, venia de dos sitios diferentes e iba a dos sitios diferentes, ponía Bilbao-Hendaya-Oviedo , por no sé que increíble regla  de tres, ese era el tren que también nos llevaría a Sahagun, pero como saberlo?  luego me di cuenta de que esos trenes se dividen y se juntan en algunas estaciones, por lo cual si no escoges el vagón correcto puedes llegar a encontrarte en Sevilla.

 Estacion de Sants

El dia de nuestra salida .


 

 

 

 

 

 

 

 

 La cosa empezaba bien , Jesús se dio cuenta en la estación de que su mochila estaba descosida, menos mal que llevaba aguja e hilo.

Joaquín, apareció en la estación. La verdad es que estaba como un  pulpo en un garaje, no sabia muy bien que decir  y en su cara se le notaba un poco la frustración de no podernos acompañar. Fuimos a tomar unas cervezas y finalmente fuimos al anden. Estaba lleno de gente, pense, que narices hacen tantas personas un jueves por la noche, con destino a Galicia?. 

Una chica de RENFE, empleada de la compañia, nos indico el vagón en el que iríamos. La chica era temporal y la habían contratado como refuerzo para la época de semana Santa, la verdad es que no se le veía demasiado por la labor. 

Llego por fin la hora de la salida. El tren se puso en marcha , eso si después de casi una hora de retraso. A medida que el tren avanzaba Joaquín nos dijo adiós, haciéndonos el signo de OK del submarinista. Fue realmente emocionante, incluso creo que el mismo, se emociono de verdad. La verdad es que percibí la escena como el de que se queda allí amarrado a la monotonía diaria, mientras nosotros un poco mas afortunados  teníamos una ocasión de oro de vivir al margen de lo cotidiano, de vivir nuestra gran aventura, nuestro gran y esperado encuentro con todavía no sabia el que o con quien. 

El tren era un borreguero autentico, Estaba absolutamente lleno, no cabia un alma. Nuestro compartimiento era cafquiano, al entrar allí me parecía haber sido transportado a una película española de los anos 40. El viajante, los niños, el señor mayor roncador, etc. Después de comerme mi bocadillo de atún con una cerveza incómodamente sentado en la unión de dos vagones, fui a dar una vuelta por el tren. Se me antojo estrechísimo, y del vagón restaurante, mejor no hablar, parecía un autentico fumadero de opio. 

Volvimos a nuestra confortable habitación y nos pusimos a dormir en medio de los olores y ronquidos, esperando que la revisora se acordara de nosotros al llegar a la estación de Sahagun

                                                           

 

Home

This site was last updated 05/03/05